SALIENDO DEL ARMARIO

Somos muchas las que guardamos ropa de recién nacido. Ahí está en el armario, y sólo la vemos y disfrutamos cuando una vez al año sacas y vuelves a meter, por lo del orden y a ver si conseguimos deshacernos de algo.

Para una abuela, joven, joven, que quería verlo y decorar su cuarto de costura le monté la ropa que conservaba del nieto y de la nieta.

Así es como lo tiene ahora, con mis amigurumis.



Para la nena hice una conejita que también me gusta hacer porque queda muy dulce.

Si quieres conocer el origen de los amigurumis leelo  aquí.