QUIÉN SOY

Me llamo Clara y soy de Valencia (España).

Me encanta hacer miniaturas, admirar y comprar de los artesanos, siempre que puedo.

Esta afición me ayuda a relajarme. Me gusta hacer cualquier cosa, en las escenas y casas, desde la carpintería, la iluminación, hasta el más mínimo detalle.

Como todas las técnicas y herramientas no las tengo puedo tardar el tiempo que sea hasta que lo consigo. 

Lo que más me gusta es llenar con mis detalles las escenas. Podrás ver en el blog que el punto de media y el fimo es lo que domino.

Es una forma de tener mis manos en acción, haciendo algo bonito. El ejemplo ha sido mi madre, de quien he heredado estas manos tan activas aunque no tan bonitas. Desde bien pequeña, todos los ratos libres, además de jugar, bordaba baberos y hacia ropita para mis muñecos con retales que me daba mi abuela.

He hecho todo tipo de manualidades, desde hacer punto de media, ganchillo, punto de cruz, restaurar muebles, entelar cualquier cosa fea y convertirla en bonita y útil.  Y siempre he tenido un vínculo con lo “pequeño” ya que, siendo la mayor de ocho hermanos, nunca ha dejado la casa de estar llena de muñecas y todo tipo de juguetes.

En el año ‘60 los Reyes Magos me trajeron una casita de muñecas preciosa, no he dejado de verla nunca, ya que la han ido usando mis hermanos, con o contra ella, como era el caso de los indios y vaqueros que desde el fuerte de los chicos, era atacada por las influencias del momento “Bonanza” o de “El Llanero Solitario”.

Tuve la suerte de que la primera nieta de la familia fuera mi hija, por lo que desde el año ‘80 la casita de mi infancia está en mi casa. Ahora la estoy rehabilitando y cómo llegó en los ‘60 esa es la época que estoy plasmando en ella.

La estructura está bastante bien, pero me está dando mucho trabajo y entre lijado y lijado, voy haciendo cosas para cuando esté terminada. Así que en ella estoy, uniendo todas mis aficiones y habilidades manuales porque hay que hacer de todo.

No todo son ventajas para los que tenemos esta afición de las miniaturas, sufrimos una especie de síndrome de Diógenes; todo lo guardamos por si acaso, a todo lo que va a ir a la basura o alguien deshecha, nosotros le vemos la parte positiva y una utilidad increíble; que si este taponcito para una maceta, que si con lo de las sombras de ojos bandejitas para la cocina, … yo tengo un rincón con cientos de cositas rescatadas y esperando caer en mis manos para tener una segunda oportunidad, una reconversión y poder estar presente, con su nuevo aspecto, en alguna escena.
En este blog compartiré con vosotros lo que hago y como lo hago.

Espero vuestros comentarios para que el blog vaya creciendo poco a poco.